tentaculo derecho
Anuncio importante: Subcultura cierra el 31 de enero. Más info aquí.

Tim en Grises

Reparto

Sin grupo

Timoteo “Tim” Richardson

Un joven como cualquier otro, un poco más pálido y menos optimista que la mayoría, además de tener la fortuna de vivir en Necrópolis, la ciudad con mayor tasa de mortalidad y delincuencia del país; pero un joven promedio, al fin y al cabo. De piel pálida, ojeras portentosas, cabello rebelde y un gusto por la moda que, viendo a su madre, parece ser genético.

Desgraciadamente para Tim, y por fortuna para quien le haga gracia ver sufrir a nuestro esperpéntico héroe, la confortable aptitud de chico distante que lo caracteriza se verá interrumpida por un ataque de cada una de las crisis existenciales propias de la adolescencia. Qué iluso, creía que iba a llegar sin rasguños a los veinte años.

Eduardo “Ed” del Toro

Despreocupado y extrovertido, de los que no les molesta que tres de cada cuatro chicas lo mande al diablo; pero se deprime al ver cualquier capítulo de Johnny Bravo. Todo su repertorio lo aprendió de su padre, y es que nadie puede enseñar mejor a ser todo un Casanova que un hombre que va por su cuarto divorcio.

Su relación con Tim está entre la amistad vulgar y una preocupación casi paternal por su inadaptado compañero, por lo cual puede ser tanto un hijo de puta como un remedo de ángel de la guardia cuando lo desea. En más de una ocasión es el responsable de darle un empujón a Tim para que éste dé señales de vida.

Lidia Green

La chica nueva en la ciudad, oriunda de Feli, la ciudad vecina de Necrópolis. Si la ciudad de Feli se conoce por su cortesía y simpatía, Lidia es la excepción a la regla: de pocas palabras y con un perfil bajo que nadie le ha logrado quitar; no es de extrañar que la tildaran de inadaptada en su entusiasta ciudad natal. A su favor, tiene la típica amabilidad de los felidenses, pero sin llegar a ser un dolor en la espalda.

Luego de años de automarginarse ante sus compañeros, está decidida a cambiar a mejor aprovechando su llegada a tierras necropolitanas. Y no le ha ido mal; con tan sólo unas cuantas sonrisas nerviosas ya ha logrado mejorar su fama, sin mencionar que tiene hecho un caos la mente de nuestro desechable protagonista.